George Orwell: Rebelión en la granja. Resumen y análisis

Ficha bibliográfica

George Orwell: Rebelión en la granja. Resumen y análisis
  • Autor: George Orwell
  • Título: Rebelión en la granja
  • Título original: Animal Farm
  • Publicado por: Harvill Secker
  • Año: 1945
George Orwell - Rebelión en la granja. Resumen y análisis - imagen 1
George Orwell – Rebelión en la granja. Resumen y análisis – imagen 1

Resumen del libro «Rebelión en la granja» de George Orwell

«Rebelión en la granja» (Animal Farm) es una novela alegórica de George Orwell, publicada por primera vez en 1945. Ambientada en una granja, la historia es una crítica al totalitarismo y una sátira de la Revolución Rusa de 1917 y el subsiguiente régimen soviético. La trama se centra en un grupo de animales domésticos que, cansados del trato que reciben de sus dueños humanos, deciden rebelarse para crear una sociedad donde todos sean iguales.

La rebelión es liderada por dos cerdos, Napoleón y Snowball, quienes después de expulsar al granjero, el Sr. Jones, toman el control de la granja. Bajo su liderazgo, los animales adoptan siete mandamientos, siendo el más importante: «Todos los animales son iguales». Al principio, la granja prospera, y los animales disfrutan de su nueva libertad y de los frutos de su trabajo.

Sin embargo, con el tiempo, la situación comienza a cambiar. Napoleón y Snowball tienen diferentes visiones para el futuro de la granja, lo que lleva a un conflicto. Napoleón, utilizando perros, expulsa a Snowball de la granja y se proclama líder supremo. A partir de este punto, empieza a manipular los mandamientos para beneficiarse a sí mismo y a los otros cerdos, quienes gradualmente adquieren más privilegios. El mandamiento central, «Todos los animales son iguales», es alterado para añadir: «pero algunos animales son más iguales que otros».

Hacia el final de la novela, los cerdos, quienes han asumido el poder y la autoridad en la granja, empiezan a asemejarse cada vez más a los humanos, tanto en comportamiento como en apariencia. Este cambio se hace más evidente cuando los cerdos, liderados por Napoleón, comienzan a caminar erguidos sobre dos patas, visten ropa y hasta juegan cartas.

En la escena final, los cerdos invitan a humanos de granjas vecinas a un banquete en la casa principal. Durante esta cena, los cerdos y los humanos discuten y hacen planes para cooperar, mostrando una relación cordial y de mutua admiración. Los demás animales, observando la escena desde afuera, no pueden distinguir entre los cerdos y los humanos: «Los animales de afuera miraron al cerdo, luego al hombre, y nuevamente al cerdo, y de nuevo al hombre, pero ya era imposible decir cuál era cuál».

Este desenlace es crucial, ya que simboliza la traición completa de los ideales revolucionarios que motivaron la rebelión original de los animales. La igualdad y la libertad por las que lucharon se han perdido completamente, y los cerdos se han convertido en aquello contra lo que originalmente se rebelaron. La granja, bajo el mando de los cerdos, termina siendo tan opresiva, o incluso más, que bajo el humano Sr. Jones. Orwell utiliza este final para ilustrar cómo el poder puede corromper y cómo, en ciertos regímenes políticos, a pesar de las promesas de cambio y mejora, a menudo se termina en un ciclo de opresión y tiranía.

Personajes de «Rebelión en la granja»

Napoleón: Uno de los cerdos líderes, Napoleón es astuto, ambicioso y autoritario. Representa la figura del dictador que emerge en una revolución. A lo largo de la historia, consolida su poder de forma despiadada, expulsando a Snowball, alterando los mandamientos y manipulando a los otros animales. Su personaje simboliza la corrupción del poder y la tiranía.

Snowball: Otro cerdo líder, Snowball es más idealista y menos maquiavélico que Napoleón. Está comprometido con la visión de una granja administrada por animales. Es un estratega inteligente y juega un papel crucial en la Batalla del Establo de Vacas, el evento donde los humanos intentan recuperar la granja en poder de los animales y son repelidos por estos gracias al buen liderazgo de Snowball. Su expulsión de la granja por Napoleón representa cómo en las revoluciones, las figuras más idealistas a menudo son derrocadas por líderes más autoritarios.

Squealer: Squealer es un cerdo que actúa como portavoz de Napoleón. Es extremadamente elocuente y manipulador, utilizando la retórica para convencer a los animales de que las decisiones de Napoleón son siempre correctas y en su beneficio. Representa la propaganda utilizada en regímenes totalitarios para controlar la opinión pública.

Boxer: Un caballo de trabajo, Boxer es fuerte, leal y dedicado, pero también es ingenuo. Su lema, «Trabajaré más duro» y «Napoleón siempre tiene la razón», ilustra la explotación de la clase trabajadora. A pesar de su lealtad y arduo trabajo, es traicionado por Napoleón, simbolizando la traición a la clase obrera bajo regímenes totalitarios.

Clover: Una yegua de trabajo, Clover representa la clase obrera común. Es amable y maternal, y aunque es menos ingenua que Boxer, se siente impotente para cambiar las cosas. Su personaje destaca la aceptación resignada de la clase trabajadora ante la corrupción y la injusticia.

Benjamin: El burro, Benjamin, es cínico y apático. Se da cuenta de las manipulaciones y las mentiras de los cerdos pero opta por no intervenir, representando la actitud de aquellos que reconocen la injusticia pero eligen no actuar.

Sr. Jones: El granjero original, Sr. Jones, es un humano que maltrata a los animales y descuida la granja, lo que lleva a la rebelión. Representa el régimen opresivo y corrupto contra el cual se rebelan los animales.

Mollie: Mollie, una yegua vanidosa, representa a aquellos en la sociedad que son indiferentes a la política y sólo se preocupan por su propio bienestar y lujos. Su eventual abandono de la granja simboliza la deserción de aquellos que no valoran los ideales revolucionarios.

George Orwell - Rebelión en la granja. Resumen y análisis - imagen 2
George Orwell – Rebelión en la granja. Resumen y análisis – imagen 2

Análisis del libro «Rebelión en la granja» de George Orwell

¿Quién escribió «Rebelión en la granja»?

Rebelión en la granja» fue escrita por George Orwell, cuyo nombre real era Eric Arthur Blair. Nacido en 1903 en la India, entonces bajo el dominio británico, Orwell se mudó a Inglaterra siendo un niño. Trabajó en la Policía Imperial en Birmania, experiencia que influiría profundamente en su visión crítica del imperialismo y la injusticia social, temas recurrentes en sus obras.

Orwell fue un escritor y periodista reconocido por su firme oposición al totalitarismo y su apasionada defensa de la democracia socialista. Sus experiencias en la Guerra Civil Española, donde luchó contra las fuerzas fascistas, y su desilusión con el estalinismo, fueron fundamentales en la configuración de sus ideas políticas. Estas experiencias se reflejan en sus dos obras más famosas, «Rebelión en la granja» (1945) y «1984» (1949).

«Rebelión en la granja» se sitúa en un momento crucial de la carrera de Orwell, siendo un precursor directo de «1984». Ambas novelas comparten una crítica aguda a los regímenes totalitarios. Sin embargo, «Rebelión en la granja» se distingue por su formato de fábula y sátira política. En ella, Orwell utiliza la alegoría para denunciar la traición de los ideales revolucionarios en la Unión Soviética bajo Stalin.

La obra se publicó al final de la Segunda Guerra Mundial, un momento histórico en el que el papel de la Unión Soviética era ampliamente discutido y a menudo idealizado en Occidente debido a su papel en la derrota de la Alemania nazi. La elección de Orwell de una granja y animales como protagonistas es estratégica: permite una crítica más universal de la corrupción del poder, más allá de un contexto específico, y hace la historia accesible a una amplia audiencia.

¿En qué escenario se desarrolla la historia?

«Rebelión en la granja» se desarrolla principalmente en una granja ficticia en Inglaterra, conocida como «Granja Manor» al principio de la novela y rebautizada como «Granja Animal» tras la revuelta de los animales contra su dueño humano. Este escenario es fundamental para la narrativa y simbolismo de la obra.

La granja representa un microcosmos de una sociedad o estado en proceso de transformación revolucionaria. La elección de una granja como escenario permite a Orwell utilizar animales como personajes, facilitando la creación de una fábula con una fuerte alegoría política. Además, el ambiente de la granja subraya temas de trabajo, opresión, y lucha por el control de los recursos, todos elementos centrales en la crítica de Orwell a la corrupción del poder y la traición a los ideales revolucionarios.

A lo largo de la novela, el cambio físico y simbólico de la granja refleja la transformación y la corrupción del idealismo inicial de la revolución. La granja pasa de ser un lugar de opresión bajo el mando del granjero humano, a un símbolo de libertad y esperanza bajo el liderazgo inicial de los animales, y finalmente a un lugar de tiranía aún más severa bajo el régimen de los cerdos. Este cambio en el escenario es paralelo a la evolución de la historia y subraya el mensaje de Orwell sobre los peligros del poder sin control y la facilidad con la que los ideales revolucionarios pueden ser corrompidos.

¿Quién narra la historia?

«Rebelión en la granja» de George Orwell es narrada desde una perspectiva en tercera persona omnisciente. Este narrador no participa en la acción de la historia, sino que relata los eventos de una manera objetiva y desapasionada. Al ser omnisciente, el narrador tiene un conocimiento completo de los pensamientos, sentimientos y motivaciones de todos los personajes, aunque generalmente se enfoca en describir los acontecimientos y las acciones más que en explorar en profundidad la psicología de los personajes.

La elección de esta perspectiva narrativa es significativa por varias razones:

  1. Objetividad y universalidad: Al no estar vinculado a un solo personaje, el narrador puede presentar una visión global de los eventos en la granja, lo que contribuye a la sensación de que la historia tiene un significado y aplicabilidad más amplios, más allá de su contexto ficticio.
  2. Enfoque en la acción y los eventos: Dado que la narración se centra en los sucesos de la granja más que en los pensamientos internos de los personajes, la historia avanza de manera rápida y fluida, lo que ayuda a mantener el enfoque en la trama y sus implicaciones simbólicas.
  3. Neutralidad: La narración imparcial permite que los lectores interpreten y juzguen los eventos y los personajes por sí mismos, lo que es esencial para una obra que busca provocar reflexión y crítica sobre temas políticos y sociales.

¿Qué temas desarrolla Orwell en la historia?

«Rebelión en la granja» es una obra rica en simbolismo y significado, explorando varios temas cruciales. Los tres principales son:

  1. Corrupción del poder y totalitarismo: Uno de los temas más destacados en «Rebelión en la granja» es cómo el poder puede corromper a aquellos que lo ostentan. La historia comienza con una revolución idealista contra la opresión, pero gradualmente se transforma en una tiranía aún más opresiva bajo el mando de los cerdos, especialmente Napoleón. Orwell muestra cómo el poder, cuando no se controla o cuestiona, tiende a corromperse. Los cerdos, que inicialmente abogan por la igualdad y los derechos de los animales, terminan adoptando las mismas actitudes y comportamientos de los opresores humanos contra los que se rebelaron. Este tema refleja la crítica de Orwell al estalinismo y, en un sentido más amplio, a cualquier forma de gobierno totalitario que traiciona sus ideales fundacionales.
  2. Manipulación y control mediante la propaganda: A lo largo de la novela, Orwell explora cómo la propaganda se utiliza para manipular y controlar a la población. Squealer, el portavoz de Napoleón, es un maestro de la retórica y utiliza su habilidad para torcer la verdad y reescribir la historia, justificando las acciones y decisiones de los cerdos. La manipulación de los Siete Mandamientos de la Granja Animal es un claro ejemplo de cómo la verdad puede ser alterada para servir a los intereses de quienes están en el poder. Este tema es una advertencia de Orwell sobre cómo los regímenes totalitarios manipulan la información para mantener su dominio y cómo la verdad es la primera víctima en tales sistemas.
  3. Traición a los ideales revolucionarios: «Rebelión en la granja» es también una narración sobre la traición a los ideales revolucionarios. La revolución de los animales comienza con la visión de una sociedad en la que todos los animales serían iguales y compartirían el fruto de su trabajo. Sin embargo, esta visión se desmorona bajo la administración de los cerdos. Orwell muestra cómo los líderes revolucionarios, representados por los cerdos, pueden traicionar los ideales que afirmaban sostener. El cambio gradual de los mandamientos hasta llegar a «Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros» encapsula esta traición. Este tema refleja la preocupación de Orwell por las revoluciones que, aunque comienzan con objetivos nobles, pueden terminar replicando o incluso exacerbando las injusticias que buscaban erradicar.

¿Qué estilo de escritura emplea el autor?

George Orwell en «Rebelión en la granja» emplea un estilo de escritura que se caracteriza por su claridad, concisión y eficacia. Este estilo se adapta perfectamente a la naturaleza de la obra, que es una fábula política y una sátira. Algunos aspectos clave de su estilo en esta novela son los siguientes:

  1. Lenguaje sencillo y accesible: Orwell utiliza un lenguaje directo y sencillo, lo que hace que la novela sea accesible para un amplio rango de lectores, incluidos los más jóvenes. Esta accesibilidad es fundamental para transmitir sus ideas políticas y filosóficas a un público amplio.
  2. Narrativa alegórica: A pesar de su simplicidad superficial, la narrativa de «Rebelión en la granja» es profundamente alegórica. Cada personaje y evento tiene un significado simbólico relacionado con la historia de la Revolución Rusa, el estalinismo y los principios universales del poder y la corrupción.
  3. Economía de palabras: Orwell es conocido por su economía de palabras. En «Rebelión en la granja», cada palabra parece cuidadosamente elegida para su propósito, y no hay excesos ni digresiones innecesarias. Esto contribuye a la fuerza y claridad del mensaje de la novela.
  4. Ironía y sátira: La obra está impregnada de ironía y sátira. Orwell utiliza estas herramientas literarias para criticar y ridiculizar los defectos de los sistemas totalitarios y la corrupción del poder. A través de la ironía, revela las contradicciones y las falacias de los líderes de la granja.
  5. Descripción efectiva: Aunque las descripciones en «Rebelión en la granja» son breves, son muy efectivas para crear imágenes vívidas de la granja y sus habitantes. Orwell logra pintar un cuadro claro de la vida en la Granja Animal y los cambios que ocurren a lo largo de la novela.
  6. Enfoque en la narrativa, no en los personajes: El estilo de Orwell se centra más en la narrativa y sus temas que en el desarrollo profundo de los personajes. Los personajes sirven más como símbolos que como individuos plenamente desarrollados, lo que es típico de las fábulas.

¿Cuál es el tono de la narración?

El tono de la narración en «Rebelión en la granja» es predominantemente objetivo, satírico y, hacia el final, bastante sombrío y desilusionante. Este tono es crucial para la efectividad de la novela como una fábula política y una crítica del totalitarismo.

  1. Objetivo y descriptivo: La mayor parte de la narración se lleva a cabo con un tono objetivo y descriptivo. Orwell presenta los eventos de la granja y las acciones de los animales de manera directa y sin adornos, lo que facilita que los lectores perciban la alegoría política subyacente sin ser abrumados por el sentimentalismo o la subjetividad.
  2. Satírico y crítico: Hay un tono satírico subyacente a lo largo de la obra, especialmente en la forma en que Orwell describe las contradicciones y la hipocresía de los cerdos que gobiernan la granja. Esta sátira es una herramienta crítica para exponer y cuestionar las falacias de los sistemas totalitarios y la corrupción del poder.
  3. Sombrío y desilusionante: Hacia el final de la novela, el tono se vuelve más sombrío y desilusionante. A medida que los cerdos consolidan su poder y traicionan los principios de la revolución animal, la narración refleja la pérdida de esperanza y la creciente opresión. Este cambio de tono es efectivo para transmitir el mensaje de Orwell sobre las consecuencias trágicas de la corrupción y la traición de los ideales revolucionarios.
  4. Irónico y desenmascarador: El tono también es irónico, particularmente en la forma en que los eventos se desarrollan de manera contraria a las promesas y expectativas iniciales de la revolución. Esta ironía sirve para desenmascarar la verdadera naturaleza de los líderes de la granja y subrayar la universalidad de las advertencias de Orwell sobre el poder y la política.

¿Cómo influencia a la historia el contexto histórico y cultural en que fue escrita?

El contexto histórico y cultural en el que «Rebelión en la granja» fue escrita juega un papel fundamental en la historia, tanto en su creación como en su interpretación. Publicada en 1945, la novela de George Orwell está profundamente influenciada por los eventos y el clima político de su tiempo:

  1. La Revolución Rusa y el ascenso de Stalin: La historia es, en gran medida, una alegoría de la Revolución Rusa de 1917 y el posterior ascenso de Josef Stalin. Los personajes y eventos en «Rebelión en la granja» reflejan figuras y sucesos históricos clave: los cerdos Napoleón y Snowball representan a Stalin y León Trotsky, respectivamente, mientras que la rebelión de los animales simboliza la revolución rusa y el desplazamiento del régimen zarista. La transformación de la revolución idealista en un régimen totalitario bajo Napoleón refleja la evolución de la Unión Soviética bajo Stalin.
  2. Desilusión con el comunismo stalinista: Orwell, un socialista democrático, estaba profundamente desilusionado con el estalinismo y el totalitarismo que había observado en la Unión Soviética. «Rebelión en la granja» refleja esta desilusión, criticando cómo la revolución, que originalmente buscaba la igualdad y la justicia, fue traicionada y convertida en una dictadura represiva.
  3. Segunda Guerra Mundial y alianzas políticas: Al final de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética había emergido como una potencia mundial y un aliado crucial en la derrota de la Alemania nazi. Esto llevó a una visión más favorable del estalinismo en algunos círculos occidentales. «Rebelión en la granja» desafía esta percepción, destacando los peligros y la naturaleza opresiva del régimen de Stalin.
  4. Censura y libertad de expresión: La publicación de «Rebelión en la granja» se encontró inicialmente con resistencia, en parte debido a las críticas al estalinismo y las sensibilidades políticas de la época. Esto refleja las tensiones de la Guerra Fría que estaban empezando a surgir y resalta los temas de censura y libertad de expresión que son centrales en la obra de Orwell.
  5. Propaganda y control mediático: La manipulación de la información y la propaganda en la novela reflejan las tácticas usadas por regímenes totalitarios en el siglo XX, incluyendo la Unión Soviética, para controlar la percepción pública y suprimir la disidencia.
George Orwell - Rebelión en la granja. Resumen y análisis - imagen 3
George Orwell – Rebelión en la granja. Resumen y análisis – imagen 3

Conclusiones y comentario general sobre «Rebelión en la granja»  de George Orwell

El análisis de «Rebelión en la granja» revela una obra que, con su aparente simplicidad, consigue adentrarse en complejas discusiones políticas y sociales. La genialidad de Orwell radica en su habilidad para transformar una granja de animales en un escenario de profunda crítica política y social. Su uso de la alegoría permite a los lectores entender y reflexionar sobre la naturaleza del poder y la corrupción, independientemente de su conocimiento previo sobre la historia rusa o el totalitarismo.

Uno de los aspectos más destacados de «Rebelión en la granja» es su capacidad para hacer que temas complejos sean accesibles y comprensibles. La elección de animales como personajes no solo atrae la atención del lector sino que también sirve para universalizar el mensaje de Orwell. Cada animal representa diferentes facetas de la sociedad, desde el poder corrupto de los cerdos hasta la trabajadora y confiada masa representada por los caballos. Sin embargo, esta simplificación es un arma de doble filo: si bien facilita la comprensión, también puede llevar a una interpretación demasiado simplista de eventos históricos complejos.

Otro elemento notable es el lenguaje claro y directo de Orwell. Este enfoque no solo hace que la novela sea accesible para una amplia audiencia, sino que también refleja la crítica de Orwell a la manipulación del lenguaje por parte de regímenes totalitarios. Empero, este estilo sobrio y directo puede dejar poco espacio para un desarrollo más profundo de los personajes. A excepción de algunos como Napoleón y Boxer, muchos animales permanecen como figuras simbólicas más que como personajes completamente desarrollados. Esto puede limitar la conexión emocional del lector con ellos, aunque también sirve para mantener el enfoque en el mensaje central de la obra.

La estructura narrativa de la novela es otro punto fuerte. La historia se desarrolla de manera fluida y coherente, llevando al lector desde la esperanza inicial de la revolución hasta la desilusión y opresión bajo el nuevo régimen. Esto refleja magistralmente cómo el poder puede corromperse y cómo los ideales pueden ser traicionados. Sin embargo, el final de la novela, aunque poderoso, puede parecer abrupto y dejar al lector deseando una resolución más detallada del destino de los animales.

En términos de crítica, «Rebelión en la granja» a veces puede parecer demasiado directa en su mensaje, lo que algunos lectores pueden encontrar predecible o didáctico. La novela no ofrece muchas ambigüedades o complejidades en cuanto a la trama o los personajes, lo que está en consonancia con su estilo de fábula, pero que puede no satisfacer a aquellos que buscan una exploración más matizada de los temas.

En conclusión, «Rebelión en la granja» es una obra maestra en su habilidad para combinar un relato sencillo con una crítica profunda y compleja de la sociedad y la política. Su estilo directo y su estructura narrativa coherente hacen que sea una lectura accesible y atractiva. Sin embargo, su simplicidad en la caracterización y la narrativa puede no ser del agrado de todos. A pesar de esto, la novela sigue siendo un poderoso recordatorio de los peligros del poder corrupto y la importancia de mantenerse vigilante ante la tiranía.

Fortalezas y debilidades de «Rebelión en la granja» de George Orwell

Fortalezas

  1. La obra utiliza un lenguaje sencillo y una narrativa clara, haciéndola accesible para un amplio espectro de lectores, incluidos los más jóvenes. Esta accesibilidad no compromete la profundidad del mensaje.
  2. Orwell demuestra maestría al convertir una granja de animales en un poderoso símbolo de la política y la sociedad. Esto permite una representación universal de temas como la corrupción del poder y la traición de los ideales.
  3. La novela es una crítica aguda y efectiva de la corrupción del poder y el totalitarismo, relevante tanto para su época como para el mundo contemporáneo.
  4. La historia se desarrolla de manera coherente y sin divagaciones innecesarias, lo que mantiene al lector comprometido y subraya la eficacia del mensaje.
  5. Cada personaje y evento en la novela tiene múltiples capas de significado, lo que invita a la reflexión y al análisis más allá de la lectura superficial.

Debilidades

  1. Algunos personajes no están profundamente desarrollados, sirviendo más como símbolos que como individuos complejos. Esto puede limitar la conexión emocional del lector con ellos.
  2. Aunque la simplificación facilita la comprensión, también puede llevar a interpretaciones reduccionistas de temas históricos y políticos complejos.
  3. La estructura de la fábula, aunque efectiva, puede resultar predecible para algunos lectores, especialmente aquellos familiarizados con la historia de la Revolución Rusa y el estalinismo.
  4. La obra a veces carece de ambigüedades y complejidades narrativas, lo que puede no satisfacer a lectores que buscan una exploración más matizada de temas políticos y sociales.
  5. El desenlace, aunque impactante, puede parecer abrupto para algunos lectores, dejando ciertas narrativas y destino de personajes sin una conclusión más detallada.

¿Para qué edades y público sería recomendado el libro?

«Rebelión en la granja» de George Orwell es una obra que se presta a ser leída y apreciada por un amplio rango de edades y tipos de público, aunque hay ciertos aspectos que pueden hacerla más apropiada para ciertos grupos:

  1. Adolescentes y adultos jóvenes (a partir de los 14 años): La novela es ideal para lectores adolescentes y jóvenes adultos, ya que el lenguaje sencillo y la estructura de fábula la hacen accesible, mientras que sus temas políticos y sociales son relevantes y estimulantes para esta franja etaria. Además, suele ser un texto estudiado en los programas escolares de secundaria, lo que lo hace apropiado para estudiantes de estas edades.
  2. Adultos: Adultos de todas las edades pueden apreciar la riqueza simbólica y las críticas políticas y sociales de la obra. Los lectores con un interés en la historia, la política, o la literatura clásica encontrarán en «Rebelión en la granja» una lectura valiosa y reflexiva.
  3. Estudiantes y académicos: Dada su importancia literaria y su rica simbología, la novela es una lectura esencial para estudiantes de literatura y para aquellos interesados en el estudio crítico de textos. Ofrece amplias oportunidades para el análisis y la discusión en entornos académicos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, a pesar de su apariencia de cuento de animales, «Rebelión en la granja» aborda temas complejos y a veces oscuros como la corrupción del poder, la traición y la brutalidad. Por lo tanto, puede no ser adecuada para lectores más jóvenes o para aquellos que buscan una lectura ligera o meramente entretenida. Su contenido es más apto para lectores que buscan una comprensión más profunda de la naturaleza humana y la sociedad, así como de la historia política del siglo XX.

Puede utilizar libremente el contenido de esta página por motivos no comerciales siempre que la cite como fuente:

LosResumenes.com: George Orwell: Rebelión en la granja. Resumen y análisis. Disponible en: https://losresumenes.com/george-orwell-rebelion-en-la-granja-resumen-y-analisis/1207/

Deja un comentario